Soy el que soy

Yo soy el que soy, luz de naturaleza y esencia.
soy el todo y soy la parte, soy lo completo.
tengo inteligencia y también la clarividencia
la misma divinidad, todo el amor y el respeto.

Tengo que adquirir la ejemplar humanidad
con un organismo, una mente y lo social,
en ambiente, tiempo y cultura, con claridad
con salud, consciencia y la vitalidad total.

Aprenderé a defenderme de la adversidad
de las situaciones y de los factores de riesgos,
con inmunidad de rechazo y adaptabilidad
evolucionando con resistencia a los peligros.

El poder me acompaña y es lo esencial
para las situaciones y factores de protección,
superando la adversidad y lo circunstancial
con la resiliencia, la oportunidad de salvación.

Por una mirada de niño


Por una mirada que expresa la pureza
que comunica una intención de bondad,
que deja notar la bella y limpia naturaleza
siendo presencia y presente de verdad.

Por una mirada que expone inteligencia
que transmite sin obstáculos sabiduría,
que es guía de conexión y diligencia
para así comprender lo que perduraría.

Por una mirada que es solo inocencia
que permite mirar lo visible al corazón,
que captura, evoca y revela paciencia
donde no cabe lo fugaz ni la razón.

Por una mirada que revela la ingenuidad
que invita a convivir entre seres humanos,
que exige tener humanidad y serenidad
y así niños y adultos mantenernos sanos.

Comunicación

Al inicio de mi vida, todo era en franca conexión,
en excelente contención y en plenitud de bienestar,
bastaba sentir tu piel, oler y degustar sin razón
eso era suficiente, para verdades poder comunicar.

Luego, a los instintos, impulsos y emociones
les fue conveniente utilizar la mímica, los gestos,
el llanto, la risa y el silencio, logrando así expresiones,
denotando el entusiasmo o los molestosos momentos.

Posteriormente, surge lo que a la palabra acompaña,
la melodía y el afecto que nada pueden ocultar,
importando más que el contenido que nos engaña
y con la voz musical y poética todo se puede revelar.

Y al fin, a la palabra correcta los pensamientos anteceden,
también los sentimientos para expresar realidades,
que sin ser verdades se las sostienen y se las defienden
y llegan por lo virtual y tecnológico a todos los lugares.

Redescubrirse

El confinamiento 24/7 a título de cuarentena
nos ha brindado a todos la gran oportunidad
para poder visualizar lo que no nos encadena,
lo especial, el ser, lo básico para la humanidad.

He podido sentir lo que tenemos de esencial
en cohabitación, en convivencia y en coexistencia
revelándose lo divino, lo puro y lo trascendental,
con inteligencia, ingenuidad e inocencia.

He comprobado la verdadera comunicación,
la del corazón, la sonrisa, las lágrimas y el silencio
en intimidad con certeza y también con confusión
a través del respeto, amor, valor y sin precio.

No he encontrado desde lo racional la respuesta
a lo que está aconteciendo como circunstancial
de un proceso catastrófico que lo llevamos a cuesta
y que a la filosofía y a la ciencia le resulta descomunal

Confinamiento

Claustros lejos del Mundanal Ruido

Más allá de los detalles técnicos , son lugares pensados para la
contemplación, el silencio y la oración en un mundo del siglo
XXI convulso, ruidoso y apresurado.

A la matriz uterina se la llama claustro materno,
que atesora al niño y a su organismo con sutileza
pasando 280 días divinos, que nos parecen eterno,
fusionando a la perfección la pureza y la naturaleza.

Y los monasterios, lugar donde místicos residen
para mantener al alma y al espíritu con toda su pureza,
evitando la contaminación con los actos que inciden,
manteniéndolos en unidad y éxtasis con la grandeza.

El confinamiento o reclusión tiene su justificación
para salvaguardarnos en prisión o con libertad,
de la agresión que puede lograr nuestra eliminación,
siendo temporal, para intentar corregir una calamidad.

Monasterios y claustros, conventos y confinamiento,
son sitios de separación que permiten rescatarnos
con vitalidad, consciencia y salud, sin sufrimiento,
para con inteligencia y voluntad poder iluminarnos.

Soy

Soy un ser humano presente y con presencia por elección,
Soy médico por la revelación y por la gradual vocación,
Soy doctor por la academia y por la clara cognición,
Soy pediatra con fuerte compromiso y firme convicción.

Soy un ser humano acompañante, solidario y altruista,
Soy médico que con sensibilidad y calidez conquista,
Soy doctor que ve la cantidad y calidad como un artista,
Soy pediatra que al niño, padres y abuelos no pierde de vista.

Veo el recurso de las ciencias con esmerada consciencia,
observando el todo, las partes, lo elemental y la esencia,
las utilizo, las uso con tino, con mesura y mucha prudencia,
en procesos de variada complejidad, viendo la diferencia.

Y la tecnología se nos ofrece como un excelente auxiliar
para múltiples procedimientos donde se requiera actuar,
siendo extensiones de nuestras habilidades a ejecutar,
así todo suma y multiplica al respetar y también amar.

Soy Niño

Vivo más de 20 siglos en un mundo acelerado y confundido;
sin ser visualizado y por ende frecuentemente maltratado,
sin poder satisfacer con seguridad y autonomía lo mínimo requerido;
usando mi resiliencia como recurso, aspirando a ser respetado.

No me siento protegido, me siento constantemente agredido;
el jugar y reír logran recuperar y mantener mi esencia que es inocencia,
la libertad es amenazada con irresponsabilidad y negligencia como cometido;
mi voluntad y serenidad no tienen cabida frente a la prepotencia.

La subsistencia es reducida a la comida, que sin sentido es obligada;
con horarios, porciones, composiciones, mezclas, chantajes o castigo,
sin importar lo que siento: apetito, hambre, repugnancia o no querer nada;
comer, beber, respirar, transpirar, evacuar son funciones naturales que están conmigo.

Déjenme participar, decidir y elegir, como ser vivo trascendente,
entiéndanme, compréndanme, interpreten y apliquen el nosotros.
Soy intuitivo, tengo voluntad, inteligencia y creatividad contundente,
con afecto, con alianza, con apego, con conexión podemos ver nuestros rostros.

Las necesidades como humano son siempre satisfechas partiendo de la escasez,
es mi sensorialidad la que me permite escoger por lo que no acepto la intromisión;
mis requerimientos se solicitan desde el interior y su aporte debe ser con sensatez,
necesidades y requerimientos no admiten por dignidad nunca ninguna imposición.

Vivamos el aquí y el ahora, sin al pasado culpar, ni por el futuro preocupar;
soy reserva natural de la especie, moral de la civilización, iluminación y avatar,
también tengo instinto y deseos para mis requerimientos poder sustentar;
no confundan autoritarismo con autoridad, ni sumisión con obediencia o saber escuchar.