Para ser pediatra se requiere más que privilegio y profesión;
es más que atracción, más que divina y reveladora vocación;
es más que trabajo, labor y acción; es devoción y elección,
es formación y lograr de lo secular verdadera transformación.

Ser pediatra exige actuar con compasión y responsabilidad;
es habilidad, destreza y talento a favor del niño y lo sagrado;
es ejercicio de ciencia, consciencia, serenidad y humanidad;
es crecer junto a otros en hogar y comunidad con agrado.

Ser pediatra es un acto de esmerado respeto y de amor;
es ver en debilidades, deficiencias y defectos un potencial;
es vencer obstáculos para crecer y desarrollar sin temor;
es emancipación, es tener consciencia ecológica y social.

Pediatra es más que ser médico, técnico o científico formal;
tener madurez espiritual y como humanos, darnos la mano,
ver lo habitual y lo natural, así como lo patológico y lo normal,
tener inocencia, ingenuidad e inteligencia como ser humano.

Quiero ser un Médico Pediatra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.