Provengo de la fuente y mantengo limpia conexión,
soy niño, soy luz, soy solución y maduro espiritual,
soy libre con máxima identidad desde el corazón,
soy el centro y comprendo lo periférico como trivial.

Lo que requiero fluye en el aquí y el ahora a plenitud,
desconozco la gran oferta y también la demanda,
todo está siempre a mi disposición y con pulcritud,
sin déficit ni excesos, en paz y actitud muy calmada.

Todo es energía manifestada como onda y partícula
que permite lo sublime, lo objetivo y lo subjetivo,
la materia, la información y las emociones como película,
sin descuidar al ser, a lo esencial y lo original primitivo.

Yo soy atemporal, no influenciado por lo cultural,
soy eterno, soy no mente, tengo la mágica resiliencia,
soy inteligente, ingenuo e inocente descomunal
y soy niño no visualizado por la matrix sin consciencia.

Libre sin demanda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.