Soy coherente con mi esencia
y con la inteligencia descomunal,
para que se de la trascendencia
y lo espiritual se haga muy natural.

Soy también un libre pensador
muy cuidadoso, crítico y creativo,
procuro el bien común y el amor
en el aqui y en el ahora imperativo.

Vivo en sociedad y en comunidad,
respeto las marcadas diferencias
con entusiasmo y sin banalidad,
ansiedad, depresión ni carencias.

Soy adulto que evita la adulteración
por la nociva influencia de lo cultural,
que procura sumisión y la dominación
al niño desde lo embrionario y lo fetal.

De niño a adulto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.