Como niño, evito el mundo de realidad al jugar,
moviéndome sin parar y sin opción a fatigarme,
reposar, no usar la mente y poder descansar,
contemplando lo natural, verdadero y recrearme.

Con los juegos de función mi biología madura,
con repeticiones que adquisiciones lograrán,
motricidad gruesa y fina, actuando sin premura,
permitiendo desplazamientos que acomodarán.

La ficción no faltará para el pasado rememorar,
lo generacionalmente vivido que nos ayudará,
tambiénla imaginación permite gozar y soñar,
solo o acompañado, con objetos o no;perdurará.

La imitación de los status, roles y funciones,
nos permiten como niño el ensayo y el error,
de lo que como adultos serán las elecciones,
y así cuando llegue el momento evitar temor.

Y el arte y el deporte mantienen la conexión,
de naturaleza, pureza,humanidad y serenidad,
para que estudio, labor y trabajo sean solución,
pudiendo niños y adultos convivir con equidad.

JUGANDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.