El hospitalizar a un niño debe ser siempre justificado,
brindando toda la protección y la máxima seguridad,
identificando los riesgos y con un accionar planificado,
con un proceder muy sensible y con mucha serenidad.

La hipocondría y el duelo están presentes y son ignorados,
por el temor y pánico a perder, ante la dura adversidad,
mitigados con el consentimiento al ser bien informados,
asi los papás con fe y esperanza lograrán claridad.

La iatrogenia en el variado accionar es probabilidad,
que debemos con precauciones inteligentes evitar,
ya que sus consecuencias son los daños y la calamidad,
con experiencias y evidencias, esmerándonos cuidar.

Hay que evitar las severas infecciones nosocomiales,
con la limpieza, la desinfección y la esterilización,
la asepsia, la antisepsia y los cuidados elementales,
obteniendo los resultados y la anhelada solución.

Hospitalizar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.