Mi piel es la puerta del espíritu y mi alma,
es extensa, fina, sensible y muy delicada,
me abriga, da calor, da calidez y calma,
me da armonía cuando es bien tocada.

Mi piel es el camino directo y accesible,
está a la vista y es casi siempre ignorada,
es termómetro de lo esencial y no visible,
si se la sabe respetar y es muy apreciada.

Mi piel refleja sensaciones y emociones,
pensamientos y todos mis sentimientos,
mis estados de ánimos y mis emociones,
mi alegría, mi dicha y también tormentos.

Mi piel requiere del gentil tacto y masaje,
para sentir el amor y la pura presencia,
y despertar hacia el claro aprehendizaje,
de lo requerido, con mucha sapiencia.

Mi piel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.