El lugar donde el espacio y el tiempo desaparecen,
donde la conexión supera a la clara comunicación,
donde los oscuros estados de ánimo se esclarecen,
donde desde la unidad y la fuente hay la solución.

El lugar donde el amor es un darse sin cansarse,
donde hay compasión, misericordia y devoción,
donde la esperanza y la fe promueven el cuidarse,
donde se unen asistencia, atención y protección.

El lugar de claro humor: Silencio, sonrisa y el llanto,
donde el ser supera al hacer sin ocultar lo evidente,
donde nada se pide y la divinidad brinda encanto,
donde hay solo serenidad, se es digno y prudente.

El lugar de confidencialidad y donde se puede fluir,
donde es indispensable el diálogo y no la mera lucha,
donde se puede y debe intervenir pero nunca interferir,
donde se es protagónico, participativo y se escucha.

El lugar de guía, de orientación y de buena asesoría,
donde el consejo que es pedido es muy bien acogido,
donde hay calidez en un aquí y en un ahora de armonía,
Ese es el consultorio médico pediátrico preferido.

Un lugar como un hogar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.