Por una mirada que expresa la pureza
que comunica una intención de bondad,
que deja notar la bella y limpia naturaleza
siendo presencia y presente de verdad.

Por una mirada que expone inteligencia
que transmite sin obstáculos sabiduría,
que es guía de conexión y diligencia
para así comprender lo que perduraría.

Por una mirada que es solo inocencia
que permite mirar lo visible al corazón,
que captura, evoca y revela paciencia
donde no cabe lo fugaz ni la razón.

Por una mirada que revela la ingenuidad
que invita a convivir entre seres humanos,
que exige tener humanidad y serenidad
y así niños y adultos mantenernos sanos.

Por una mirada de niño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.