Padres: En tu hijo está encerrada la divinidad llamada niño.
A ti mamá, te corresponde continuar conteniéndolo hasta que adquiera
humanidad.
A ti papá, te toca sostener a mamá y gradualmente enseñarle a tu niño-hijo
el mundo en ambiente, tiempo y cultura a donde luego se insertará.
A ustedes profesionales de la esperanza (Perinatólogos-Obstetras,
Pediatras, Pedagogos, Pastores, Sacerdotes y Psiquiatras), les corresponde
vigilar que los recursos comunitarios y los contextos adversos no se
contrapongan con el buen trato al niño-hijo, para que estos puedan favorecer
en sus padres el desarrollo de las competencias parentales como son las de:
1. Vínculo.
2. Protección.
4. Formación.
5. Reflexión.
Así se logra satisfacer las necesidades y expectativas como adultos,
permitiendo que el niño-hijo obtenga lo aspirado y requerido para no tener
que hacer uso de su espiritual resiliencia.

Mundo de conxión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.