Soy poseedor de la anhelada madurez espiritual,
soy parte del universo cósmico, astral e infinito.
soy soplo de vida y aliento para todo lo material,
soy lo esencial, lo máximo, lo trascendental y bonito.

Mi propósito es mantener la armonía en la biología,
con un organismo dinámico, que funcione en unidad,
donde todo fluya, se recambie y exista la ergonomía,
que permita siempre, eficacia, eficiencia y efectividad.

Mi visión es que la mente tenga un actuar inteligente,
para captar el detalle de las partes y al todo no olvidar,
y así solucionar los obstáculos de manera diligente,
con capacidad de adaptación que permita evolucionar.

Mi misión es el asociarnos en alianza y compromiso,
con respeto y amor, con libertad y responsabilidad,
sin jerarquías ni manipulación y sin un actuar sumiso,
sin libertinaje ni esclavitud, sin deterioro ni calamidad.

Mi composición refleja la máxima pureza del ambiente,
y no admite contaminación, alteración y peor la destrucción,
si se recambia todo en balance y de forma conveniente,
manteniéndose así la equidad y la básica coordinación.

Mi tiempo,sin tiempo es el presente, es el aquí y el ahora,
tiene la capacidad de lo potencial y del mágico poder,
estando abiertos en las vivencias a las experiencias sin demora,
sin culpas del pasado ni preocupaciones del futuro, para no perder.

No requiero cultivarme y la cultura no me aprecia ni me valora,
no soy recurso para la vanidad que acompaña a la comodidad,
ni para el miedo y la ansiedad, ni para la depresión que devora,
soy entusiasmo, soy la luz que puede dar claridad a la humanidad.

¿Saben quien soy?

ME LLAMAN NIÑO

La gran interrogante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.