Me denominan neurotípico o neurodiverso,
tomando lo neurológico como la referencia,
siendo lo que nos comunica con el universo,
junto al resto del organismo en secuencia.

También me identifican por la regulación,
que puedo poner en acción y adaptarme,
para evolucionar en la humana condición,
como regular o no regular sin separarme.

Desde lo cultural por costumbre y tradición,
como normal o como anormal me tipifican,
en ambientes y tiempos de la aceleración,
y con estándares estadísticos me califican.

Toda esta clasificación da incomodidad
me dicen especial, siendo más que racional,
soy niño que requiere ejemplar humanidad,
respeto, admiración y amor descomunal.

Identidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.