Celebro que mis padres me hayan traído por amor,
que dejen atrás el instinto, la pulsión y la emoción
y con serenidad me enseñan a enfrentar el temor,
haciendo que lo que ejecute sea para mi evolución.

Valoro a quienes que con experticia me visualizan,
a través de la experiencia y con su máxima pericia,
mostrando que con su vocación, todo lo viabilizan,
con intención, destino, función y misión lo realiza.

Soy grato con los maestros que me saben orientar,
promueven mi biología y fortalecen mi voluntad,
identificándome y en libertad me saben acompañar
y con serenidad cuidan y protegen mi humanidad.

Aprecio a todos aquellos que viven en comunidad,
que con sostenibilidad logran mantener la armonía
y que sin indiferencia demuestran gran solidaridad,
poniendo a la naturaleza y a la pureza en sintonía.

Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.