Energía divina, que permites en la tierra la mágica vida,
tu origen no es conocido por nuestras frágiles mentes,
das paso a la transformación y a la acción das cavida,
y a la nutrición, comida y alimentación como simientes.

Gracias a ti desde nuestra piel una vitamina se origina,
que tiene como cometido a nuestros huesos fortalecer,
para proteger a nuestros órganos de lo que nos lastima,
aumentadolos de consistencia y tamaño para así crecer.

Nos das el calor que hace muy evidente nuestra vitalidad,
eres el abrigo y el aliado de la piel que nos hace sensibles,
tu bondad encierra la belleza y la verdad para la humanidad,
dándonos muchos benéficos que son inconmensurables.

Eres regulador en nuestro ambiente de la biodiversidad,
y en veinte años, con prudencia, nos das el capital estelar,
que de no tomarlo con gradualidad nos puede dar fatalidad,
pero con inteligentes precauciones las podemos tolerar.

El sol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.