Mi piel color de vida, es calidez y perfección,
posee la muy discriminativa sensibilidad,
es para todo mi organismo la protección,
y es la mejor vía para expresar serenidad.

Mi olfato y gusto son arco iris por sus colores
con percepción y memoria para no olvidar,
contactando con todo los sabores y olores,
teniendo siempre la magia de poder captar.

Mi mirada color de cielo une tu alma y la mia,
y sin parpadear realiza la pura observación,
confundiendose con el todo, en Gozo y alegria,
fundiéndose en unidad, causando admiración.

Mi oreja verde sabe muy bien escuchar,
omite lo que no permite mantener pureza,
es muy selectiva con lo que facilita avanzar,
y es ausente con ruidos y sonido de torpeza.

Mi voz blanca denota lo puro y la divinidad,
siendo más que música y más que melodía,
es delicadeza, es verdad, belleza y bondad,
es plenitud de amor y ausencia de melancolía.

El Niño a colores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.