Claustros lejos del Mundanal Ruido

Más allá de los detalles técnicos , son lugares pensados para la
contemplación, el silencio y la oración en un mundo del siglo
XXI convulso, ruidoso y apresurado.

A la matriz uterina se la llama claustro materno,
que atesora al niño y a su organismo con sutileza
pasando 280 días divinos, que nos parecen eterno,
fusionando a la perfección la pureza y la naturaleza.

Y los monasterios, lugar donde místicos residen
para mantener al alma y al espíritu con toda su pureza,
evitando la contaminación con los actos que inciden,
manteniéndolos en unidad y éxtasis con la grandeza.

El confinamiento o reclusión tiene su justificación
para salvaguardarnos en prisión o con libertad,
de la agresión que puede lograr nuestra eliminación,
siendo temporal, para intentar corregir una calamidad.

Monasterios y claustros, conventos y confinamiento,
son sitios de separación que permiten rescatarnos
con vitalidad, consciencia y salud, sin sufrimiento,
para con inteligencia y voluntad poder iluminarnos.

Confinamiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.