Al inicio de mi vida, todo era en franca conexión,
en excelente contención y en plenitud de bienestar,
bastaba sentir tu piel, oler y degustar sin razón
eso era suficiente, para verdades poder comunicar.

Luego, a los instintos, impulsos y emociones
les fue conveniente utilizar la mímica, los gestos,
el llanto, la risa y el silencio, logrando así expresiones,
denotando el entusiasmo o los molestosos momentos.

Posteriormente, surge lo que a la palabra acompaña,
la melodía y el afecto que nada pueden ocultar,
importando más que el contenido que nos engaña
y con la voz musical y poética todo se puede revelar.

Y al fin, a la palabra correcta los pensamientos anteceden,
también los sentimientos para expresar realidades,
que sin ser verdades se las sostienen y se las defienden
y llegan por lo virtual y tecnológico a todos los lugares.

Comunicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.