Mis sentidos están presentes al momento de nacer
y se van estructurando en nueve meses de gestación,
con el tacto,olfato y gusto se asegura la vitalidad para no perecer,
Y con la Inteligencia,corta visión y máxima audición lograr adaptación.

Estoy muy por encima del bien y del mal y no siento reciprocidad,
el ambiente al que he llegado no es hospitalario como donde permanecí,
la cultura y la civilización imponen la razón como accionar de humanidad,
siento la indiferencia e imposición a la inocencia con la que nací.

Mi invitación es que mis procreadores se pongan a mi altura
que cuiden de mi para poder criarme y también educarme,
que sepan que aprenderé y nada tienen que enseñarme sin mesura,
y que la ingenuidad es riesgo y oportunidad que hay que resguardar.

Tengo una biología y genética madura y crecida;por desarrollar,
una vitalidad que con consciencia no se debe alterar ni dañar,
debo experimentar intensamente en el aquí y el ahora para no degradar
y así como niño:inteligente,inocente,ingenuo y vital a adulto poder llegar…

Dr Bosco Alcivar Dueñas,Md.
Pediatria Integral.

UN GRANDE, LLAMADO NIÑO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.