Soy niño y tengo en lo espiritual la suficiencia,
todo fluye hacia y desde mi con sostenibilidad.
Elijo libremente con ocio y con la inteligencia,
adquiriendo lo requerido, donando serenidad.

Las carencias no las detecto con consciencia,
son omitidas por la inocencia y la ingenuidad.
Las sobrellevo enfrentándolas con resiliencia,
avanzando en el aquí y el ahora con dignidad.

Cuando aumentan los años siento necesidades,
motivándome desde el déficit para satisfacerlas.
Evito con mesura el malestar y las calamidades,
que pueden dar incomodidades sin merecerlas.

Deseo y anhelo lo que me demanda la sociedad,
desde la cultura, por los intereses que lastiman
lo indispensable, aparentando luz y comodidad
en sueño profundo que nuestra grandeza minan.

Suficiencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.