Como seres de luz cambiamos las palabras por silencio,
con conexión expresada en el rostro,con sonrisa y mímica total,
con los labios y dedos que dan caricias como un accionar recio,
sintiendo la máxima energía que nos da todo desde lo espiritual.

Una mirada gentil que emite desde lo extenso y profundo lo sutil,
una escucha activa que permite dejar de pensar para el todo captar,
el olfato y el gusto,siempre están presente para evitar lo fútil,
con la ayuda sensorial y con apoyo en lo sensual juntos avanzar.

Con los brazos y el abrazo,el respeto y el amor se hace notar.
se siente la vibración que es intimidad con mucha afinidad,
pudiéndose demostrar que no existe nada que restar u ocultar,
y como almas gemelas lograr con entusiasmo la serenidad.

Con las piernas y el regazo se da cabida para descansar,
cuando todo nuestro cuerpo ha podido contactar con pureza,
con calma,tranquilidad,alegría y dicha,la plenitud alcanzar,
y así,la expresión mímica y corporal se funden como proeza.

Sin palabras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.