Si pudieras comunicarte como un ser,
y mi silencio valorar y también escuchar,
y mi mímica y mis gestos pudieras leer,
sería para todos la dicha de ganar-ganar.

Si pudieras mi llanto y risa descodificar,
y a mis requerimientos dar satisfacción,
todo mal momento se podría erradicar,
y evitarías inconvenientes y frustración.

Si pudieras mirar lo que crezco al dormir,
y lo que trabajo para mejorar mis funciones,
mi sueño cuidarías, evitando así interrumpir,
siendo para mí, reposo sin perturbaciones.

Si pudieras admirar lo que es para mí el jugar,
y como logro con ello escapar de este mundo,
dieras prioridad a esta actividad, sin molestar,
y fomentarías este ocio, segundo a segundo.

Si pudieras interpretar bien el amamantar,
y sintieras que es más que solo comer,
y que para mi madre es ser mamá y amar,
comprobarías lo divino de todo mi acontecer.

Si pudieras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.