La cara proyecta en su rostro la mirada y la fisonomía,
la serenidad, lo esencial, la pureza, los dones y virtudes,
tu cuerpo evidencia con sus gestos el grado de armonía,
con posiciones, actitudes y señas de logros y vicisitudes.

Del brillo a la opacidad con variados matices en disolución,
del ser un todo con la fuente o perder esta mágica conexión,
desde la verdad, bondad y belleza hasta la temida confusión,
desde la consciencia y plenitud hasta la total corrupción.

Desde la libertad y sensibilidad al cuidado necesario y esencial,
de ser creativo frente a los obstáculos a ser un libre pensador,
de tener confianza en el potencial a ser presa de lo circunstancial
de la vivencia existencial y apertura a la experiencia a ser perdedor

La mirada conecta y nos comunica más que la palabra articulada,
la carga emotiva y la melodía de la voz, la fisonomía y nuestro cuerpo,
traduce lo esencial, lo elemental y el alma que nunca es ocultada
por lo que debemos observarla con atención para detectar a tiempo.

Rostros y Rastros

Un pensamiento en “Rostros y Rastros

  • 4 diciembre 2020 a las 17:46
    Enlace permanente

    Hermoso poema que llena de matices nuestro pensamientos más profundos y logran extraer aquellas emociones que sólo nacen en alma.
    Gratitud al amigo, al maestro que es parte de nuestra vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.