Con cariño, al doctor Gepetto.
Hace poco escuché a un niño, «quiero ser doctor», dijo inquieto. Hace poco conocí a un hombre que cumplió con ese sueño: «Es que ser médico sale de acá», señaló tocándose el pecho.
En un tiempo donde muchos sólo venden sin ser médicos y otros pobres son clientes y no son vistos como pacientes, Que dicha es encontrarse con aquellos a los que la vocación les sale del pecho.

Y es que es fuente de vida para una sociedad, llámese pueblo o llámese ciudad, contar con el servicio de un médico de verdad. Ya que no es la nieta de estos seres tener por clientes enfermos, para su bolsillo engordar. Sino devolver a quienes los buscan, la vida y la salud a su estado original.

Salud y vítores a estos campeones de la nación, y al ser ya una especie en peligro de extinción, procuremos como sociedad, los recursos «cesados para promover su vocación.
MLBA 21,02/202Q

Médico de corazón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.