Un ser de luz que invoca a la dignidad,
vida de calidad y bienestar sin egoísmo,
mente con autoestima y con claridad,
es defensor de su esencia y de sí mismo.

Es verdad, bondad y belleza para cuidar;
es también la inocencia y la ingenuidad,
la asimetría con los adultos debe saldar,
es obediente, sin sumisión y con voluntad.

Tiene organismo con vitalidad y armonía,
es salud y la plenitud que da serenidad,
es inteligencia que le permite ergonomía,
es reserva no visible para la humanidad.

Es inconsciente de su origen y gran valía,
es sin tiempo y es unidad con la fuente,
resiliente, resiste y rechaza con categoría,
ES EL NIÑO, la vía para tenerla presente.

La luz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.