Del confortable y sereno claustro uterino
que otorga el cuidado, asistencia, atención
y la materna protección como acto divino;
naceré con esmerada y digna contención.

Me separan del cordón umbilical a tiempo
cuando el organismo continúa sin decaer
reflejándose en color, tono y movimiento,
evidenciando suficiencia para no perecer.

Soy niño con energía de máxima expresión.
Humano que la utiliza como electricidad
y lo químico y lo mecánico en asociación,
disipando calor bajo control y comodidad.

Como altricial que más cuidado requiero
debo a mis padres improntar y plasmarme
teniendo que olerme, aliándose con esmero,
dando como efecto la acción de cuidarme.

También los microbios de mi madre tomaré,
de mucosas, piel y pecho de modo gradual.
Junto al amor y emociones armonía tendré
para defenderme desde lo esencial.

Todo me conduce a el control elemental,
de la nueva biología base de mi humanidad,
adquiriendo de manera estable lo mental
y lo social sin desconectarme de la unidad.

La crisis de nacer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.