Si buscas el amor solo por debajo del ombligo, en ese lugar encontraras placer y si acaso felicidad, en la comida, el sexo y el dinero, que, siendo muy necesarios, también nos exponen al peligro.

El amor como expresión de lo divino nos da alegría y dicha y se encuentra detrás y arriba del ombligo, pero justo por debajo de los hombros.
En ese lugar se trasciende con plenitud y gozo.

Hay inteligencia y claridad libre de asombros.

Amor topográfico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.