Vivimos una época donde por primera vez en la historia de la humanidad, y no por efecto de armas nucleares, sino por el descontrol de la producción y consumismo, podemos destruir toda la vida del planeta; denominándose a esta situación como la era de la exterminación, donde la producción sin control desencadena en destrucción.

Frente a este panorama es indispensable un comportamiento sustentable y regido bajo el modelo geopolítico estructural con visión amplia y superada, integral y holística, que siendo equitativo y viable pueda ser sostenible y soportable. También es indispensable ser triplemente consciente: Consciencia emancipadora que no le rinda pleitesía al modelo capitalista, sino a la justa remuneración y liberación de un potencial; Consciencia social que tenga como prioridad la cooperación, la coordinación y el compartir y la Consciencia Ecológica que tenga presente lo renovable y lo no renovable para la conservación de un balance en la naturaleza, considerando que cualquier recurso renovable no deberá utilizarse a un ritmo superior a su creación, ni cualquier contaminante deberá producirse a un ritmo superior al que pueda ser reciclado, neutralizado o absorbido. De la misma forma, los recursos no renovables deberán evitar ser aprovechados a mayor velocidad de lo indispensable, con la intención de sustituirlos por recursos renovables utilizados de modo sustentable en una naturaleza saludable.

El aporte desde el quehacer pediátrico tiene como responsabilidad suprema el defender la reserva natural de la especie y ética-moral de la civilización: EL NIÑO. Como pediatras tenemos cuatro frentes de labor, trabajo y acción a favor de la sustentabilidad del NIÑO durante su proceso de crecimiento, madurez y desarrollo, evitando dominar la biología, explotar la voluntad, patologizar y victimizarlo y en su lugar tratar de dar las condiciones para la liberación de un potencial hasta el límite individual de su capacidad, con dignidad y respeto.

Estos cuatro frentes son:

1. La puericultura, más que cultivo o cultura es cuidado y promoción a favor del niño:
Es un hecho médico que exige una relación,comunicación e interacción simétrica con el NIÑO para defender la inocencia, la capacidad de asombro, la capacidad de curiosidad y de perseverancia, el interés y compromiso con la vida y la fuente de vida, la naturaleza de la cual somos parte, teniendo al juego como su trabajo y al cuento y al canto como su verdad.

2. La pedagogía:
Aunque su nombre etimológicamente significa orientación al niño, esta ciencia busca orientar, sugerir, dar ejemplos, consejos, prescripciones y excepcionalmente sanciones a los procreadores y a la comunidad para que así visualicen al niño en todas sus dimensiones, perspectivas y manifestaciones para criarlo y educarlo preventivamente.

La crianza del niño hace meritorio que sus procreadores lo recepten como tal,que satisfagan sus necesidades y expectativas sin carencias ni frustraciones, como la protección para una subsistencia en ocio, en identidad y en libertad, así como sus necesidades de participación y afecto para que con entendimiento y creatividad se consiga la excelencia del niño satisfaciendo sus aspiraciones y requerimientos en el hacer, estar y tener como humano sin dejar de SER.

La educación busca preservar la inteligencia y fomentar el intelecto para que el niño pueda paulatinamente ingresar a las exigencias del mundo de humanos, ya que con el nacimiento de un niño como SER se posibilita el nuevo HUMANO.

Para fines de crianza yeducacion es indispensable comprender los estilos de crianza del NIÑO con las dos variables receptividad y exigencias; lo que permite construir preservando al NIÑO con crianza de autoridad; ignorarlo con crianza permisiva o maltratarlo con crianza autoritaria y negligente.

3. La terapéutica para daños y vicios requiere comprender los principios médicos de Hahnemman y los quirúrgicos de Ambrosio Pare que aún continúan vigentes.

Principios médicos de Hahnemman:
a) Aude Sapere
El médico debe atreverse a saber y convertirse en un filántropo, un filósofo y científico, un técnico, pero sobre todo un verdadero artista, así como un consultor permanente del conocimiento y de los conocimientos.

b) Praeventum
Es mejor prevenir que curar.

c) Primum non nocere
Primero no hacer daño.

d) Causam tolle, effectus cessat
Elimine la causa y el efecto cesa.

e) Vis medicatrix naturae
El poder curativo de la naturaleza.

f) Nunquam pars pro toto
Nunca la parte, pero siempre el todo.

g) Cito, Lenis, jucunde, toto, durabile, certo, simplex et tuto curare.
El más alto ideal de la terapéutica es la restauración rápida, suave, agradable, completa y permanente de la vitalidad, consciencia y de la salud, en forma más segura, simple y menos perjudicial.

Principios quirúrgicos de Ambrosio Pare
a) Eliminar lo superfluo.
b) Restaurar lo que se ha dislocado.
c) Separar lo que se ha unido.
d) Reunir lo que se ha dividido.
e) Reparar los defectos de la naturaleza.

4. La orientación ecológica que empodere en los seres humanos los determinantes de vitalidad, consciencia y salud
a) Biología y Genética como predisponentes (20%)
b) Estilos de vida como condicionantes (40%)
c) Ambiente como precipitante (30%)
d) Red de salud y sanidad como consultas (10%)

En conclusión es emergente la participación de una pediatría no indiferente y de pediatras con vocación, formación y profesión. Pediatras que trabajen en armonía con la obstetricia y obstetras, así como con los procreadores y profesores. Toda una comunidad que con responsabilidad social cohabitemos, convivamos, cooperemos, compartamos, coordinemos y coexistamos por el ideal de un cosmos sustentable y un mundo en paz, libre, justo y sereno donde el NIÑO que nace como SER se convierta en HUMANO superado y superior.

UNA PEDIATRÍA NO INDIFERENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.