EMULABLE

La vida como humanidad y lo trascendente como espiritualidad,
tienen en el encuentro con un niño la oportunidad de respetar y amar.
Se nos presenta cuando somos niños, ignorando nuestra grandiosidad,
también como padres, pudiendo funcionar como mamá y papá para cuidar.

El estar adelante en lo generacional como adulto, adulto mayor o anciano,
es complejo, por tener que ser contemporáneo y coetáneo con el niño y así avanzar
donde pese a tiempo, espacio y cultura, en un trato horizontal, darnos la mano.
y así niños, jóvenes, adultos y ancianos, crear experiencias y desarrollar.

La relación, comunicación e interacción debe fluir, para obstáculos resolver,
sin confundir el experimentar con experiencia, ni racionalidad con inteligencia,
sin obstruir la ingenuidad, la inocencia ni la intensa vitalidad que es menester,
y así junto a la naturaleza y la pureza, rescatar la dignidad y la clarividencia.

En fin…todas las etapas de la vida tienen límites y posibilidades, luces y sombras,
cada una tiene lo propio, lo vivido en la previa y lo potencial por liberar,
no se agregan, no se suman, ni adicionan lo vivido; solo se asumen sin sosobras,
dando al niño, al joven, al adulto y al anciano la opción para crecer y madurar.

Inspirada contemplando a Emma junto a Emmita Emiliana y Amelie Michelle.

Jugar

Día a día crezco cuando duermo en confort y seguridad,
y al despertar tengo como niño,la misión ineludible de jugar,
con inteligencia,imaginación y mágica experiencia,en comodidad,
conectando mi pureza con la naturaleza,para así poder desarrollar.

Sensaciones y emociones tengo sin límites que vivenciar,
en un tiempo que es espacio en movimiento,sin miramientos,
y en un espacio que es aquí y ahora,que tengo que aprovechar,
para así burlar la racionalidad y lograr que mis padres estén contentos.

El movimiento es uno de mis recursos,para así funciones ejercitar,
la ficción es condición,para poder continuar con mi serenidad,
el jugar rememorando lo hecho por la humanidad en su transitar,
me permite de a poco relacionarme con la cotidianidad.

La imitación es recurso para practicar lo que luego será realidad,
observando y contemplando lo que mi ambiente ofrece,
juguetes,juegos y jugar se asocian para darme la oportunidad,
de como infante avanzar en este mundo,frente a lo que acontece.

NIÑOS Y ADULTOS

Ingreso a este mundo de humanos como mentor;ignorando el peligro y el temor,
con serenidad e inteligencia por transferir a mis consanguíneos y procreadores,
dando a mi madre luz y sabiduría que reafirmará y sanará su infancia con amor,
ella será mi maestra que siempre facilitará la liberación de mis mágicos poderes.

La responsabilidad de mi padre es la de guiarme en libertad,hacia la humanidad,
con mucha sutileza y sin olvidar mi esencia y no asumirme como racional,
debe seguirme,buscarme y encontrarme,vinculándose sin ego y sin incomodidad,
presentarme el mundo en toda su variedad y con asombro poder ver lo terrenal.

Mis abuelos tienen también la oportunidad de reeditar su pureza y naturalidad,
una experiencia cumbre que no se deben perder,para que el júbilo de un florecer,
y en alegría y dicha ratifiquen mi dignidad,continuando como niño,en luminosidad,
cuidándome,criándome y educándome junto a mis padres para ser y crecer.

Luego de los primeros seis años de vida debo de a poco llegar a la humanidad,
procurando en todo momento la grandiosidad de niño,para así poder ingresar,
y con la racionalidad y el aumento del tamaño de mi cuerpo,se da la personalidad,
así con respeto y amor como seres y humanos podemos en este mundo avanzar.

LA ORACIÓN DEL MÉDICO

Por el Dr. Ivolino DE VASCONCELLOS. (Río de Janeiro, Brasil).
Y
DIOS Y SEÑOR MIO:

A este vuestro hijo, a quien disteis la gracia de formarse en Medicina, según los dictámenes que a Hipócrates inspirasteis, conceded, para que pueda con dignidad, ejercer su sacerdocio, estos bienes, que aquí Os .ruego:

Dadme la HUMILDAD perfecta de corazón para que jamás olvide que todo lo que sé lo debo a tus maestros y que, si un día llegase a saber más que ellos, sólo cumpliría con un deber sagrado, el perfeccionar los conocimientos recibidos;

Dadme la virtud de GRATITUD, para que alabe siempre, por toda mi vida, a aquellos que me hicieron médico, mis maestros que me enseñaron, y a Vos, a quien todo debo; y dadme una capacidad de gratitud, según la cual deberé transmitir a mis descendientes y a los descendientes de mis maestros y a otros discípulos que hayan asumido el compromiso de los estudios médicos, toda la sabiduría que hubiese adquirido, en el ejercicio de mi arte;

Dadme la FE, Señor, en Vos, en mi ciencia y en mí mismo, para que jamás dude de la cura de los enfermos confiados a mi cuidado, porque no existen incurables para los que creen en Vos, que sois capaz de todo, conforme lo demostrasteis frente al túmulo de Lázaro, a quien resucitasteis:

Dadme, Señor, la CARIDAD, para que, con devoto amor, pueda dedicarme al cuidado de mis enfermos, vidas preciosas que en mis manos confiasteis; llena mi corazón de bondad, para que pueda sentir en mí mismo, el dolor que a mis hermanos la enfermedad inflige, y pueda dedicarles todos mis esfuerzos, a fin de aminorar sus sufrimientos y prolongarles la vida;

Dadme FIRMEZA, Señor, para que repudie siempre la práctica de la eutanasia, contraria a la naturaleza y, contraria al sacerdocio médico; de Vos he recibido poderes y virtudes para aliviar, curar y prolongar la vida, y si algún día perdiese mi fé en Vos y llevase a la muerte a un enfermo, que en ese día fuese entregado a la execración pública, para castigo de mi crimen;

Dadme DECISION, Señor, para que abomine la práctica del aborto criminoso, nefanda acción que me transformaría en un asesino de víctima indefensa, por servirme de mi oficio para robar vidas Vuestras y por contribuír a la disolución de las costumbres y a la degradación de la sociedad humana;

Dadme la PUREZA de espíritu, para que sea sereno, justo, recatado y bueno; hacedme, Señor, humilde sin servilismo, tolerante sin timidez, alegre sin afectación; y dadme la pureza de cuerpo, que deberé mantener íntegra, porque un médico que no sabe cuidar de sí mismo, jamás sabrá cuidar de su semejante; .

Dadme la DISCRECION para que mis ojos sean ciegos, mis oídos sean sordos, mi lengua sea muda, para los secretos que me fueron confiados en el ejercicio de mis funciones, salvo cuando me sea permitido revelar tales hechos y pueda con su relato contribuír para el adelanto de mi arte;

Dadme, Señor, la MODESTIA fuerte y vigilante, para que jamás permita que la vanidad se infiltre furtivamente en mi alma, porque el médico vanidoso se transforma luego en un necio, que a ninguno podrá ya más ser útil;

Dadme FUERZA contra la lujuria, para que aparte de mí cualquier pensamiento de voluptuosidad y jamás me manche en contactos sexuales deshonestos, que perviertan mis sentimientos y mi razón, imposibilitándome para la práctica de mi sagrado oficio;

Dadme ANIMO fuerte contra la avaricia, para que nunca, al atender un enfermo, piense si podrá o no retribuirme mis servicios, porque tal pensamiento obnubilaría la claridad de mi mente, perturbaría mi raciocinio, contaminaría mis manos que, de manos de sacerdote, se transformarían en manos de mercader;

Dadme PACIENCIA infinita y FUERZAS suficientes para que mi ánimo sea siempre compasivo y generoso y que aún en los momentos de mayor cansancio, encuentre disposición para atender a un enfermo que me reclama y cuya vida podrá depender del sacrificio de mi reposo, aunque sea bien merecido;

Dadme, Señor, CORAJE para enfrentar los zarzos de la ingratitud y que nada pueda conmoverme en mi fé ni entibiar mi claridad y que el amor que tengo a mi profesión pueda resistir los duros embates de la calumnia y la perfidia, de la maldad y la insensatez humanas;

Dadme la PERSEVERANCIA para que en mis estudios no desmaye, para que de mis obligaciones no me aparte y de mi práctica no descuide, pués sólo podré ser un buen médico si busco siempre perfeccionarme en mi ciencia. y en mi arte, imbuido del pensamiento de que la medicina es imperfecta pero progresa sin cesar;

Señor, concededme por la práctica de estas virtudes, honrar mi grado de médico y cumplir en la tierra la misión consoladora que fué expresa voluntad de mi alma; y si no hubiese cogido bienes materiales en mi existencia, que mi memoria sea respetada entre los hombres y pueda inspirar las virtudes de aquellos que me ‘sucedieran en mi sacerdocio.

Amén.

SOY FUNAMBULISTA

Soy fruto del fruto,de la alianza,de la plenitud,del auténtico amor,
puedo venir también como producto inesperado del placer y felicidad,
soy presencia que es alegría,dicha,pureza y naturaleza que evita el temor,
requiero que se me mire,se me respete para evitar en lo posible calamidad.

Pendo del cordón umbilical que en conexión me ubica como funambulista,
mi andar en 280 días con mínima superficie de apoyo me permite cruzar,
sin miedo,venciendo la resistencia y en base mi resiliencia no perder la arista,
lo que permite intercambiar materia,energía,información y emociones para avanzar.

Al nacer o separarme de mi madre experimento la sensación de al vacío caer,
me da calma el contactar inmediatamente con su piel y sentir exhausto su calor,
y de a poco ayudado por el tacto,olfato,visión,gusto y poca audición no perecer,
con reconexión,un nuevo cordón para continuar, lo es para mí el pezón y el amor.

A los 9 meses de nacido debo seguir equilibrándome buscando la adaptación,
ahora el cordón deja de tener base material y al parecer aparenta ser virtual,
donde emociones,estados de ánimo,pensamientos,sentimientos;me dan confusión,
con ayuda y apoyo de padres y abuelos seguiré como funambulista en el mundo real.

SER PEDIATRA

Ser pediatra es más que privilegio y profesión,
es más que la divina y reveladora vocación,
es más que trabajo,labor y acción;es devoción y elección,
es formación y lograr de lo secular transformación.

Ser pediatra exige actuar con compasión y responsabilidad,
es habilidad,destreza y talento a favor del niño y lo sagrado,
es un ejercicio de ciencia,consciencia,serenidad y humanidad,
es crecer junto a otros en hogar y comunidad con agrado.

Ser pediatra es un acto de mucho respeto y de amor,
es ver en debilidades,deficiencias y defectos un potencial,
es vencer obstáculos para crecer y desarrollar sin temor
es emancipación,es tener consciencia ecológica y social.

Ser pediatra es más que ser un medico o técnico o científico formal,
es tener como ser,madurez espiritual, y como humano,darnos la mano,
es valorar lo habitual y lo natural sin confundir lo patológico con lo normal,
es tener inocencia,ingenuidad e inteligencia de niño y de ser humano

OBSTÁCULOS

Cada segundo,minuto,hora,día,semana,mes o año,
se nos presentan OBSTÁCULOS para poder al momento CRECER,
también está la posibilidad de que se presente el daño,
y sin mediar mucho tiempo nos toque desprevenido perecer.

Consustancial o circunstancial,estructural o coyuntural,
están las dificultades,problemas y conflictos,como CAMBIO,
y si no se resuelven se nos presenta la CRISIS como inusual,
donde el alto riesgo y la última oportunidad exige mucho de sabio.

Al final del recorrido están las temidas e inevitables CATÁSTROFES,
donde los resultados variados son los desastres naturales o sociales,
siendo inevitables los efectos adversos y en muchas veces atroces,
y de aquí solo queda descubrir desde los inconvenientes,nuestros potenciales.

La recompensa a la adversidad es la posibilidad de tener SERenidad,
dejando de lado lo que en el día a día es actuado sin saber;como humanidad,
pudiendo con entusiasmo alejar la comodidad,la temida depresión y la ansiedad,
y desde la adversidad como seres humanos tengamos comprensión y dignidad.

ABC DEL CUIDADO


Asistirse y asistir es necesario para convivir y coexistir,
cubriendo necesidades de protección y participación,
con ocio,libertad e identidad,para la subsistencia permitir,
siendo oportuno,previniendo la carencia y la emaciación.

Brindándose y brindando un ambiente biológico,físico y humano,
con participación y entendimiento para dar mejor rendimiento,
y con afecto de alianzados ser creativo y darnos la mano,
resultando la excelencia para cohabitar sin espacio a lamento.

Cuidándose se puede cuidar al que requiere esta acción,
haciéndolo con compasión,humildad,plenitud y serenidad,
así como con inteligencia,inocencia ,ingenuidad y devoción,
se da lo requerido y aspirado para respetar la grandiosidad

Asistir es necesario,brindar lo mejor es muy conveniente,
pero cuidar es indispensable para mantener vigente el ser,
con consciencia social,ecológica y emancipadora evidente,
y así nuestra vitalidad y nuestra salud no tenga que perecer.

IMPRONTA

Y la serenidad y penumbra de la vida intrauterina culminan,
donde se funden y se confunden lo tangible y lo cuántico,
donde emociones y estados de ánimo influyen y determinan,
me toca nacer y a mi madre parir, en lo dramático y fantástico.

Siento dolor, rabia y frustración que me llevan a la confusión,
anhelo, que quien absorto contemple mi llegada, tenga empatía,
que sea sutil en la manipulación, en la desconexión y la reconexión,
que el contacto y abrazos con mis padres, se dé como garantía.

La tristeza y llanto me es inevitable y se une a la alegría de mi madre,
tengo que tener autonomía como organismo y no perder autenticidad,
continuaré iluminando a mamá para que me contenga junto a mi padre,
nos acomodaremos y asimilaremos esta forma de estar en humanidad.

Y el nuevo ambiente, tiempo y cultura sin querer interfiere y está presente,
la inteligencia y sabiduría compartida es oportunidad para la humanidad,
predominando el respeto sobre el miedo y el amor sobre el odio evidente,
y así una vez más como niño dar a los humanos la opción de serenidad.