SOY UN PUERICULTOR

Seleccionando con esmero la mejor semilla,
Por un acto de preeminencia,de paz y de amor,
Busco como tierra fértil la matriz de maravilla,
Para sembrar la mágica vida sin temor.

Energía de luz,alegría y dicha es liberada,
Dando claridad e inteligencia a la oscuridad,
En un mundo de confusión,de riesgo y estancada,
Para dar serenidad y paz a nuestra humanidad.

Amo y respeto gratamente al ser como mujer,
Que permite con paciencia el milagro y la divinidad,
Sin la cual todos sin excepción podemos perecer,
Ella lo posibilita con fe,esperanza y caridad.

Hay profundas raíces de principios, valores y virtudes,
Hay un cuerpo anímico adverso y de entusiasmo,
Hay pensamientos,sentimientos e ingratitudes,
Hay emociones, pasiones, frustraciones y sarcasmo.

Vínculo y Apego

Al iniciar mi vida, por la supervivencia se apelmaza, se pliega y se confunde,
aumento, disminución, diferenciación, madurez ,experiencias y así crecer,
hasta que al fin logro adherirme o pegarme a la matriz que me perfunde,
para que así se inicie el intercambio que más me beneficia y no perecer.

Aparece la placenta con sus componentes y apegada a ella me debo aferrar,
este puente mágico permite asociatividad como especies muy diferentes,
e impide el paso de noxas, menos de las emociones que hay que tolerar,
relación de parasitismo, comensalismo y mutualismo se dan como preferentes.

Al nacer debo superar la drástica separación,buscando contacto y subsistencia,
estar apegado sintiendo poseer y ser poseido como rehén que pende de un hilo,
y me defiendo con el tacto,el movimiento,el equilibrio y arrastrándome con paciencia,
llegando desde la matriz y luego sobre la misma hasta la fuente con mucho sigilo.

Y pasan los meses y a mi mamá ,a mi papá y a mi nos urge la individualidad,
y asi con los sentidos ver lo emocional ,lo anímico y lo racional para lograr la cumbre,
logrando transformación y la trascendencia haciendo protagónico al apego o identidad,
teniendo claro, la incompletitud ,la relatividad, la indecibilidad y la incertidumbre.

Precausiones

Cuando visites en un hospital, acompañes, labores,
o estes como paciente por lesión o enfermedad,
o por discapacidad ,ten presente el riesgo y evita temores,
para junto evitar lo nosocomial que es una calamidad.

La limpieza, desinfección, climatización es obligación
de cama, anexos, equipos, paredes, pisos y techos,
de temperatura, humedad, ventilación e iluminación,
estas son precauciones universales y son derechos.

Es un privilegio contactar con esmerada afectividad,
hazlo siempre con reciprocidad, mesura, respeto y tacto
la piel al ser tocada da la oportunidad de intimidad,
estas son las denominadas precauciones de contacto.

Si el daño de mucosas es potencial o está presente,
secreciones y excretas saber manipular para no contaminar,
ten presente el contagio que es evidente y haz lo pertinente
y asi se extremarán las precauciones al momento de actuar.

Si las condiciones sugieren o exigen entrar en la intimidad,
y emociones ,fluidos o tejidos corporales debes manipular
no pierdas nunca el esmerar un accionar con prolijidad,
estas son precauciones universales internas de no olvidar.

Si el sistema inmune está deficiente o está debilitado,
todas las precauciones se deben aplicar para recuperar,
al ser humano que en la adversidad requiere ser ayudado,
y así con confianza, diligencia y esperanza poder superar.

“SALUD SE INICIA CON S”

Sencilla es esta guía para que a mis padres pueda alertar,
y así poder comunicarnos con entusiasmo y serenidad,
lo que mi organismo con sabiduría trata de remediar o parar,
y con protección y riesgo asumido buscar la sanidad.

Saciedad siento al comer lo que mi organismo requiere,
y cuando me estoy defendiendo aumenta la selectividad,
con inteligencia me guía, eliminando y aceptando lo que prefiere,
tratando en todo momento de recuperar la máxima estabilidad.

Sed, como reflejo nunca me abandona ante cualquier adversidad,
ingiriendo líquidos para estar hidratado regulando calor y orinar,
esto es indispensable para confrontar la lesión o la enfermedad,
de no darse este acto elemental mi organismo se puede deteriorar.

Síntomas y signos de alarmas son enviados desde mi profundidad,
para que mis cuidadores comuniquen y den la correcta interpretación,
y así junto al médico pediatra puedan respetarlos y darme comodidad,
y cuando se identifique la emergencia dar la atención y máxima acción.

Sociabilizar es condición del día a día en relación a los de mi hogar,
donde jugando y sonriendo se evidencia mi salud y suprema vitalidad
pero al estar mi organismo defendiéndome esta condición puede parar.
la misma que al recuperarse traduce mejoría y menor incomodidad.

Sueño reparador se debe vigilar porque es el medio para estabilizar,
siendo este muy similar al habitual usado para poder reparar y crecer,
respetándolo porque así mi organismo de a poco se va a recuperar,
y con cuidado,confianza y esperanza cómo ser humano evitaré perecer

Renacer de la esperanza


No todo esta perdido,estamos muy confundidos como humanidad,
las ideologías con dogmatismos se han dirigido a conquistas sociales,
pretendiendo la equidad y equiparándola ingenuamente con igualdad,
siendo resultados el fracaso,el estancamiento o cambios solo formales.

También pensando en género y sexo a la mujer se pretendió liberar,
ignorando su inteligencia y el feroz machismo de esta humanidad,
en un mundo de fuerza económica,política y pública por confrontar,
primando los intereses que aprovechan sin mesura de la ingenuidad.

La tecnología se ha incrementado y presentado como la gran solución,
con gastos ilimitados y siendo ofrecidas como indispensables,
menospreciando competencias y no pocas veces ser destrucción,
queriendo ganar más en menor tiempo con resultados lamentables.

Con fe,esperanza y caridad hay que rescatar nuestra serenidad,
teniendo muy presente al niño,que con urgencia hay que emancipar,
así como todo lo logrado por la humanidad,que mantuvo la dignidad,
un nuevo mundo es posible si al niño todos vamos a patrocinar

EMULABLE

La vida como humanidad y lo trascendente como espiritualidad,
tienen en el encuentro con un niño la oportunidad de respetar y amar.
Se nos presenta cuando somos niños, ignorando nuestra grandiosidad,
también como padres, pudiendo funcionar como mamá y papá para cuidar.

El estar adelante en lo generacional como adulto, adulto mayor o anciano,
es complejo, por tener que ser contemporáneo y coetáneo con el niño y así avanzar
donde pese a tiempo, espacio y cultura, en un trato horizontal, darnos la mano.
y así niños, jóvenes, adultos y ancianos, crear experiencias y desarrollar.

La relación, comunicación e interacción debe fluir, para obstáculos resolver,
sin confundir el experimentar con experiencia, ni racionalidad con inteligencia,
sin obstruir la ingenuidad, la inocencia ni la intensa vitalidad que es menester,
y así junto a la naturaleza y la pureza, rescatar la dignidad y la clarividencia.

En fin…todas las etapas de la vida tienen límites y posibilidades, luces y sombras,
cada una tiene lo propio, lo vivido en la previa y lo potencial por liberar,
no se agregan, no se suman, ni adicionan lo vivido; solo se asumen sin sosobras,
dando al niño, al joven, al adulto y al anciano la opción para crecer y madurar.

Inspirada contemplando a Emma junto a Emmita Emiliana y Amelie Michelle.

Jugar

Día a día crezco cuando duermo en confort y seguridad,
y al despertar tengo como niño,la misión ineludible de jugar,
con inteligencia,imaginación y mágica experiencia,en comodidad,
conectando mi pureza con la naturaleza,para así poder desarrollar.

Sensaciones y emociones tengo sin límites que vivenciar,
en un tiempo que es espacio en movimiento,sin miramientos,
y en un espacio que es aquí y ahora,que tengo que aprovechar,
para así burlar la racionalidad y lograr que mis padres estén contentos.

El movimiento es uno de mis recursos,para así funciones ejercitar,
la ficción es condición,para poder continuar con mi serenidad,
el jugar rememorando lo hecho por la humanidad en su transitar,
me permite de a poco relacionarme con la cotidianidad.

La imitación es recurso para practicar lo que luego será realidad,
observando y contemplando lo que mi ambiente ofrece,
juguetes,juegos y jugar se asocian para darme la oportunidad,
de como infante avanzar en este mundo,frente a lo que acontece.

NIÑOS Y ADULTOS

Ingreso a este mundo de humanos como mentor;ignorando el peligro y el temor,
con serenidad e inteligencia por transferir a mis consanguíneos y procreadores,
dando a mi madre luz y sabiduría que reafirmará y sanará su infancia con amor,
ella será mi maestra que siempre facilitará la liberación de mis mágicos poderes.

La responsabilidad de mi padre es la de guiarme en libertad,hacia la humanidad,
con mucha sutileza y sin olvidar mi esencia y no asumirme como racional,
debe seguirme,buscarme y encontrarme,vinculándose sin ego y sin incomodidad,
presentarme el mundo en toda su variedad y con asombro poder ver lo terrenal.

Mis abuelos tienen también la oportunidad de reeditar su pureza y naturalidad,
una experiencia cumbre que no se deben perder,para que el júbilo de un florecer,
y en alegría y dicha ratifiquen mi dignidad,continuando como niño,en luminosidad,
cuidándome,criándome y educándome junto a mis padres para ser y crecer.

Luego de los primeros seis años de vida debo de a poco llegar a la humanidad,
procurando en todo momento la grandiosidad de niño,para así poder ingresar,
y con la racionalidad y el aumento del tamaño de mi cuerpo,se da la personalidad,
así con respeto y amor como seres y humanos podemos en este mundo avanzar.

LA ORACIÓN DEL MÉDICO

Por el Dr. Ivolino DE VASCONCELLOS. (Río de Janeiro, Brasil).
Y
DIOS Y SEÑOR MIO:

A este vuestro hijo, a quien disteis la gracia de formarse en Medicina, según los dictámenes que a Hipócrates inspirasteis, conceded, para que pueda con dignidad, ejercer su sacerdocio, estos bienes, que aquí Os .ruego:

Dadme la HUMILDAD perfecta de corazón para que jamás olvide que todo lo que sé lo debo a tus maestros y que, si un día llegase a saber más que ellos, sólo cumpliría con un deber sagrado, el perfeccionar los conocimientos recibidos;

Dadme la virtud de GRATITUD, para que alabe siempre, por toda mi vida, a aquellos que me hicieron médico, mis maestros que me enseñaron, y a Vos, a quien todo debo; y dadme una capacidad de gratitud, según la cual deberé transmitir a mis descendientes y a los descendientes de mis maestros y a otros discípulos que hayan asumido el compromiso de los estudios médicos, toda la sabiduría que hubiese adquirido, en el ejercicio de mi arte;

Dadme la FE, Señor, en Vos, en mi ciencia y en mí mismo, para que jamás dude de la cura de los enfermos confiados a mi cuidado, porque no existen incurables para los que creen en Vos, que sois capaz de todo, conforme lo demostrasteis frente al túmulo de Lázaro, a quien resucitasteis:

Dadme, Señor, la CARIDAD, para que, con devoto amor, pueda dedicarme al cuidado de mis enfermos, vidas preciosas que en mis manos confiasteis; llena mi corazón de bondad, para que pueda sentir en mí mismo, el dolor que a mis hermanos la enfermedad inflige, y pueda dedicarles todos mis esfuerzos, a fin de aminorar sus sufrimientos y prolongarles la vida;

Dadme FIRMEZA, Señor, para que repudie siempre la práctica de la eutanasia, contraria a la naturaleza y, contraria al sacerdocio médico; de Vos he recibido poderes y virtudes para aliviar, curar y prolongar la vida, y si algún día perdiese mi fé en Vos y llevase a la muerte a un enfermo, que en ese día fuese entregado a la execración pública, para castigo de mi crimen;

Dadme DECISION, Señor, para que abomine la práctica del aborto criminoso, nefanda acción que me transformaría en un asesino de víctima indefensa, por servirme de mi oficio para robar vidas Vuestras y por contribuír a la disolución de las costumbres y a la degradación de la sociedad humana;

Dadme la PUREZA de espíritu, para que sea sereno, justo, recatado y bueno; hacedme, Señor, humilde sin servilismo, tolerante sin timidez, alegre sin afectación; y dadme la pureza de cuerpo, que deberé mantener íntegra, porque un médico que no sabe cuidar de sí mismo, jamás sabrá cuidar de su semejante; .

Dadme la DISCRECION para que mis ojos sean ciegos, mis oídos sean sordos, mi lengua sea muda, para los secretos que me fueron confiados en el ejercicio de mis funciones, salvo cuando me sea permitido revelar tales hechos y pueda con su relato contribuír para el adelanto de mi arte;

Dadme, Señor, la MODESTIA fuerte y vigilante, para que jamás permita que la vanidad se infiltre furtivamente en mi alma, porque el médico vanidoso se transforma luego en un necio, que a ninguno podrá ya más ser útil;

Dadme FUERZA contra la lujuria, para que aparte de mí cualquier pensamiento de voluptuosidad y jamás me manche en contactos sexuales deshonestos, que perviertan mis sentimientos y mi razón, imposibilitándome para la práctica de mi sagrado oficio;

Dadme ANIMO fuerte contra la avaricia, para que nunca, al atender un enfermo, piense si podrá o no retribuirme mis servicios, porque tal pensamiento obnubilaría la claridad de mi mente, perturbaría mi raciocinio, contaminaría mis manos que, de manos de sacerdote, se transformarían en manos de mercader;

Dadme PACIENCIA infinita y FUERZAS suficientes para que mi ánimo sea siempre compasivo y generoso y que aún en los momentos de mayor cansancio, encuentre disposición para atender a un enfermo que me reclama y cuya vida podrá depender del sacrificio de mi reposo, aunque sea bien merecido;

Dadme, Señor, CORAJE para enfrentar los zarzos de la ingratitud y que nada pueda conmoverme en mi fé ni entibiar mi claridad y que el amor que tengo a mi profesión pueda resistir los duros embates de la calumnia y la perfidia, de la maldad y la insensatez humanas;

Dadme la PERSEVERANCIA para que en mis estudios no desmaye, para que de mis obligaciones no me aparte y de mi práctica no descuide, pués sólo podré ser un buen médico si busco siempre perfeccionarme en mi ciencia. y en mi arte, imbuido del pensamiento de que la medicina es imperfecta pero progresa sin cesar;

Señor, concededme por la práctica de estas virtudes, honrar mi grado de médico y cumplir en la tierra la misión consoladora que fué expresa voluntad de mi alma; y si no hubiese cogido bienes materiales en mi existencia, que mi memoria sea respetada entre los hombres y pueda inspirar las virtudes de aquellos que me ‘sucedieran en mi sacerdocio.

Amén.